close button
¿Cambiar a la versión Light de IranWire?
Parece que estás teniendo inconvenientes al cargar el contenido de esta página. Cambia a IranWire Light.
Artículos

El presidente iraní recorre América Latina para estimular el comercio y la retórica "antiestadounidense"

Junio 21, 2023
Florencia Montaruli
7 min read
La semana pasada, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, realizó una gira de cinco días por Venezuela, Nicaragua y Cuba, tres países latinoamericanos gobernados por gobiernos autoritarios y antiestadounidenses
La semana pasada, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, realizó una gira de cinco días por Venezuela, Nicaragua y Cuba, tres países latinoamericanos gobernados por gobiernos autoritarios y antiestadounidenses

El presidente iraní, Ebrahim Raisi, realizó la semana pasada una gira de cinco días por Venezuela, Nicaragua y Cuba, tres países latinoamericanos gobernados por regímenes autoritarios y “anti-Estados Unidos”.

Desde su establecimiento en 1979, la República Islámica de Irán ha visto a América Latina como un terreno fértil para la exportación de su revolución por dos razones. Primero, por el atractivo de la ideología antiestadounidense, y segundo, por la proximidad geográfica de toda la región a los Estados Unidos. Así, desde 1979 y por más de 40 años, Irán ha construido alianzas de gobierno con países latinoamericanos y al mismo tiempo, ha difundido su ideología fundamentalmente a través de la propagación de la desinformación. Lo que comenzó a principios de la década de 1980 como un esfuerzo para propagar las “idead de la Revolución” a través de la creación de “centros culturales”, se transformó en una maquinaria gigante gracias a las alianzas de Irán con los gobiernos autoritarios de esos países.

Las relaciones entre Teherán y Caracas son muy estrechas desde la época del fallecido presidente Hugo Chávez y se han fortalecido desde entonces. Irán se ha convertido en uno de los principales aliados del Gobierno del líder venezolano, Nicolás Maduro, durante los últimos años, particularmente desde 2020 cuando en Venezuela hubo una escasez de gasolina y Caracas acudió a Teherán para comprar combustible. En aquel momento, la República Islámica envió a Venezuela cinco buques petroleros para abastecer la demanda.

En febrero, Maduro recibió al jefe de la diplomacia iraní, Hosein Amir-Abdollahian, en Caracas, donde ambos hablaron de la “defensa de sus intereses nacionales frente a las presiones externas”, según la diplomacia iraní.

Los dos países productores de petróleo, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) son objeto de sanciones estadounidenses que pesan sobre su economía.

Hace un año, en junio de 2022, durante una visita de Maduro a Teherán, ambos gobiernos firmaron un acuerdo de cooperación de 20 años para fortalecer su alianza. “Tenemos importantes proyectos de cooperación en los campos de defensa, energía, petróleo, gas, refinerías y el sector petroquímico”, dijo entonces Maduro, aunque nunca se conocieron los alcances reales y precisos de dicho acuerdo.

Al igual que en aquel momento, este encuentro entre Irán y Venezuela también incluyó la “firma de contratos en diferentes campos de petróleo, comunicaciones y petroquímica” de acuerdo con lo confirmado oficialmente por el embajador de Irán en Venezuela, Hojatollah Soltani, pero de los cuales no se conoce ni su contenido preciso ni su alcance. El embajador iraní sólo especificó que se trata de 25 acuerdos en diferentes sectores. “Las capacidades de los dos países Irán y Venezuela son altas, y nuestra meta en los intercambios comerciales es de 3 mil millones de dólares a 10 mil millones de dólares en la primera fase y 20 mil millones de dólares en la segunda fase”, se limitó a agregar el funcionario iraní, sin dar mayores detalles. En tal sentido, fue el propio primer mandatario iraní quien definió a esta gira como “punto de inflexión en la profundización de los lazos entre Irán y sus aliados latinoamericanos”

 

En la continuidad de su gira, Raisi desembarcó en Nicaragua, donde se reunió con su homólogo nicaragüense, Daniel Ortega y, según confirmaron fuentes oficiales de ambos países, se firmaron tres acuerdos entre Irán y el país centroamericano.

El vínculo entre Irán y Nicaragua se ha visto fortalecido en los últimos años de la mano del dictador sandinista Daniel Ortega, quien aseguró durante la visita de Raisi que “ambos países comparten señales de Dios” como coincidencia del triunfo de la Revolución Islámica en febrero de 1979 y la Revolución Sandinista en julio de ese mismo año. Por su parte, Raisi aseguró que “desde el inicio de la victoria de la Revolución Islámica en Irán ha existido una excelente relación fraterna con nuestros hermanos de la Revolución Sandinista de Nicaragua”. Vale recordar que, en febrero de este año, fue el propio Ortega el que defendió “el derecho de Irán de adquirir armas nucleares”.

Cabe remarcar que, en noviembre de 2021, en el marco de la toma de poder de Daniel Ortega por cuarto mandato consecutivo, Nicaragua estuvo en el ojo mediático por recibir a la delegación iraní encabezada por Mohsen Rezaei, ex comandante de la Guardia Revolucionaria y Vicepresidente de Asuntos Económicos de Irán. Rezaei está sujeto a una alerta roja de Interpol y, por lo tanto, a una orden de arresto internacional por su presunto papel en el atentado contra la AMIA en julio de 1994 en Buenos Aires, Argentina, que dejó 85 muertos y cientos de heridos en el mayor ataque antisemita de la historia moderna de América del Sur.

El tercer y último punto de la gira del presidente de la República Islámica de Irán incluyó Cuba, más precisamente su capital, La Habana, donde fue recibido en el Palacio de La Revolución por su par del país latinoamericano, Miguel Díaz Canel. Ambos mandatarios firmaron una serie de acuerdos que, de acuerdo con lo informado oficialmente por el gobierno cubano, incluyen un memorándum de entendimiento para extender la comunicación entre ambos países. Los dos países también acordaron un pacto que involucra al comercio activo entre ambos países. Cuba e Irán mantienen una estrecha relación que lleva vigente más de cuatro décadas, desde agosto de 1979 potenciada por el sentimiento “anti-Estados Unidos” de ambos países.

Esta gira del presidente Raisi representa sin dudas, un explícito intento del régimen por potenciar más que nunca el sentido “anti Estados Unidos” en los países de la región Latinoamericana.

Pablo Jofre Real, periodista chileno defensor del régimen iraní y colaborador del principal medio de difusión de propaganda del régimen en América Latina, HispanTV, escribió el 12 de junio en un artículo para TeleSurTV que “la visita del presidente Raisi a la región es un bálsamo y un aliciente. Una bocanada de aire fresco frente a la contaminación de Washington que asfixia. Los tres países latinoamericanos que son parte del recorrido del presidente Raisi comparten junto a la República Islámica de Irán una vivencia común de constante resistencia a la hegemonía estadounidense desde el momento mismo del nacimiento de sus respectivas revoluciones”. Y agrega: “estos tres países se han sumado junto a la República Popular China y la Federación Rusa a la conformación de un nuevo orden mundial basado en la autodeterminación de los pueblos y en poner fin a las hegemonías totalitarias presentadas bajo pseudo democracias. El trabajo de nuestro continente (América Latina) y en especial de Cuba, Venezuela y Nicaragua en relación con Irán debe ser el de romper los lazos de la supremacía estadounidense”.

La implicación es clara: la gira de Raisi por los tres países latinoamericanos fue más que solo comercio.

Robert Evan Ellis, profesor e investigador sobre América Latina para el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de EE. UU., aseguró en una entrevista que “las implicaciones estratégicas son mucho mayores que lo que implica un simple acuerdo de comercio. Estos países tienen, el promedio un comercio con Irán de apenas 2% de su comercio total.  Para mí, lo que está sucediendo es la creación de una alianza estratégica no sólo entre Irán y los países antiestadounidenses, sino una alianza que va más allá.  Irán, probablemente tiene más de qué hablar con Venezuela que un simple acuerdo económico. Aunque, claro está que los acuerdos de comercio que actualmente ambos países mantienen les permiten evadir las sanciones por parte de Estados Unidos, Irán y Venezuela han estado cooperando hacia algún tiempo respecto de drones militares. Entonces, ese tipo de operaciones probablemente estarán presentes en estas conversaciones”

“En el caso de Nicaragua, probablemente el país latinoamericano aprovechó este momento para reflotar lo que alguna vez fue una cooperación más modesta. Nicaragua tiene menos para aportar, pero probablemente la discusión entre ambos países esté en torno al petróleo y los alimentos. No olvidemos la visita del ministro del petróleo a Nicaragua en 2022. En el caso de Cuba, también hay relativamente poco para comercializar de manera rentable, pero seguramente la discusión incluirá el intercambio de petróleo por bienes cubanos”.

Consultado sobre las repercusiones de esta visita y el fortalecimiento de las alianzas entre regímenes, Ellis explicó: “la mayor repercusión para América Latina respecto de este acercamiento de Irán a Venezuela, Cuba y Nicaragua, es exactamente la supervivencia de los regímenes autoritarios en la zona. Bajo la constante “firma de acuerdos” pueden gestionarse nuevos negocios entre ellos que no conocemos y nuevas estrategias para evadir las sanciones”.

Publicar comentario

Noticias

Raisi cerró su gira latinoamericana en Cuba

Junio 20, 2023
1 min read
Raisi cerró su gira latinoamericana en Cuba